María Arias alias “María Pistolas” la única mujer que se enfrentó y protestó por la muerte de Francisco I. Madero y José María Pino Suarez.

María Arias Bernal, también conocida como María Pistolas, fue una maestra y activista revolucionaria durante la presidencia de Francisco I. Madero hasta su asesinato en el golpe de estado contrarrevolucionario de Victoriano Huerta.

Cuando el presidente Francisco I. Madero fue capturado, Arias y Eulalia Guzmán intentaron entrevistarse con el líder del golpe, Victoriano Huerta, para suplicar por la vida del presidente y del vicepresidente. Tras el asesinato de Madero, fundó el Club Feminil Lealtad con el fin de apoyar la causa alrededor de la tumba de Madero, con la esperanza de derrocar al presidente Huerta. Todos los domingos, realizaba manifestaciones alrededor de la tumba en La Piedad en el norte de la Ciudad de México. Compró una imprenta para imprimir volantes y, junto a Julia Nava de Ruisánchez, distribuía manifiestos anti-Huerta por toda la ciudad.Fue arrestada en 1913, después de atacar a Jorge Huerta, hijo del presidente, a quien sorprendió vandalizando la tumba de Madero.

El General Obregón pronunciando su discurso ante el sepulcro de Madero acompañado de María Arias “María Pistolas” y otras damas revolucionarias

Cuando el general Álvaro Obregón llegó a la Ciudad de México en 1914, preguntó quién había cuidado de la tumba del difunto presidente. Cuando se enteró que había sido María Arias, sacó su arma, la levantó y declaró: “No tienen excusa los hombres que pudiendo cargar un fusil se han abstenido de hacerlo, por el temor de abandonar el hogar, las comodidades y los hijos; yo he abandonado a mis hijos huérfanos, y sin vacilar me he puesto al servicio de la causa nacional; pero la prueba de que sé admirar los valores de los demás, es que cedo mi arma a la señorita Arias, porque ella es digna de llevarla; esta arma que ha servido para la defensa de los intereses populares está tan bien en sus manos como lo ha podido estar en las mías”.Como resultado, la prensa comenzó a llamarla “María Pistolas”

El General Álvaro Obregón acompañado por María Arias “María Pistolas” depositando su ofrenda floral ante el sepulcro de Francisco I Madero

María Arias Bernal murió en la ciudad de México en noviembre de 1923, cuando tenía 39 años de edad.

 

0 Comment
421 Views
Previous Post Next Post

You Might Also Like.

No Comments

Leave a Reply