La famosa historia de bombardero Sonora, el avión que hizo el primer bombardeo aero-naval en la historia de la aviación mundial por el piloto francés Didier Masson, este ocurrió en la bahía de Guaymas, Sonora sin embargo la historia en México oficializa que fue en Topolobampo, Sinaloa por el piloto Mexicano Gustavo Salinas , quiero destacar que este relato fue hecho por Francisco mi hermano, quien fue un apasionado a la historia y a la aviación.

Cada  vez  que  el  Coronel  Álvaro  Obregón  subía  a  los  cerros  del  Batamotal  y  a  la  loma  del  Vigía para  analizar  la  situación  de  la  guarnición  federal  en  el  Puerto  de  Guaymas  tomada  por  las fuerzas  de  Victoriano  Huerta,  observaba  varios  barcos  militares  en  la  Bahía  como  los  cañoneros Guerrero,  el  Morelos,  el  Tampico  y  otros.     Estos  navíos  que  servían  de  transporte  de  soldados  huertistas,  de  armamento  y  alimentos,  eran utilizados  constantemente  para  bombardear  Empalme  y  otros  frentes  constitucionalistas.  Al  ver  a estos  barcos,  Obregón  se  irritaba  por  la  impotencia  de  no  poder  atacarlos  ya  que  los  constitucionalistas  no  contaban  con  barcos  que  pudieran  enfrentar  al  enemigo.   El  ferrocarril  tampoco  era  opción  por  la  posición  de  las  vías  en  Empalme  por  lo  que  pensó  que solamente  un  bombardeo  aéreo  podría  funcionar,  y  si  no  se  hundía  a  los  barcos,  cuando  menos los  ahuyentaría.   El  Coronel  Obregón,  aun  consciente  del  embargo  de  armas  del  4  de  Mayo  de  1912  aplicable  a  los constitucionalistas,  ordenó  buscar  un  avión  que  pudiera  adaptarse  a  bombardero  táctico  ya  que no  se  fabricaban  aviones  militares  en  ese  tiempo.  También  pidió  contratar  a  un  piloto  y  mecánico de  vuelo  para  que  lo  trajeran  a  México,  lo  ensamblaran  y  lo  pilotearan.     Fue  a  principios  de  abril  de  1913  cuando  el  Coronel  Santiago  Camberos  y  el  Capitán  Joaquín Bauche  Alcalde,  representantes  del  Coronel  Álvaro  Obregón,  viajaron  al  Sur  de  Los  Ángeles  a visitar  distintos  fabricantes  de  aviones.    Estos  militares  fueron  acompañados  por  Juan  Pablo Medina  y  su  hija  María  Medina  que  sirvió  de  traductora  en  la  búsqueda  del  “aparato”.     Visitan  a  Glenn  L.  Martin  Company  -en  ese  entonces  una  de  las  pócas  e  incipientes  compañías de  aviación-    en  Balboa,  California  y  adquieren  un  biplano  marca  Martin  tipo  “Pusher”  con hélice  empujadora  desde  atrás  construido  en  su  estructura  con  aluminio,  madera  y  bambú  y revestimiento  de  tela  con  motor  Curtiss  de  75  HP  de  fuerza  a  un  valor  de  $5,000  Dólares. Cantidad  que  les  fué  tranferida  por  el  Agente  Sotomayor  del  Banco  Nacional  de  México  desde Nogales  junto  con  $700  dólares  adicionales  para  la  compra  de  refacciones  y  cubrir  los  gastos  de embarque.   Cabe  mencionar  que  en  el  taller  de  Martin,  trabajaban  personajes  como  Lawrence  Bell,  Donald Douglas  y  James  McDonnell  que  en  el  futuro  inmediato  serian  prominentes  en  la  aviación mundial.  En  esa  misma  empresa,  se  realiza  la  contratación  de  dos  valiosas  personas,  un  popular  y prestigiado  piloto  francés  Dadier  Masson  quien  contaba  con  27  años  de  edad  y  a  un    mecánico conocedor  del  aparato;  el    australiano  Thomas  J.  Dean.

Se  negoció  un  pago  a  Masson  de  $300  dólares  al  mes,  $50  dólares  por  vuelo  de  observación  y $250  dólares  por  cada  bombardeo  que  era  un  sueldo  superior  a  lo  ganado  por  oficiales  de  la Marina  Norteamericana.  Masson  con  su  espíritu  aventurero  aceptó  gustoso  por  el  tipo  de  contrato sin  antecedente  alguno,  es  decir  bombardear  barcos  desde  el  aire. El  5  de  mayo  de  1913,  Masson  y  Dean  se  hacen  cargo  del  traslado  y  embarcan  el  avión desarmado  en  5  cajas  de  madera  y  es  transportado  por  el  ferrocarril  Southern  Pacific  desde  Los Angeles  California  hasta  Tucson  a  través  de  Wells  Fargo  Express  Co.  y  consignado  a  Thomas Dean.   El  7  de  Mayo  de  1913,  ante  una  denuncia  del  Cónsul  huertista  en  Tucson  Alejandro  Ainsle  de que  se  transportaba  equipo  de  guerra  para  ser  utilizado  por  los  “rebeldes  de  México”,  las autoridades  estatales  de  Arizona,  confiscaron  el  cargamento  y  detuvieron  presos  a  Masson  y  a Dean  por  conspiración.     Posteriormente  son  liberados  por  las  mismas  autoridades  ya  que  lograron  comprobar  que  no había  armamento  alguno  con  ellos  y  que  la  nave  era  solo  “un  avión  de  exhibición”.  De  inmediato salieron  rumbo  a  Nogales  tratando  de  cruzar  la  frontera  hacia  México.    Sin  embargo  ante  la peticion  del  gobierno  de  Victoriano  Huerta  en  Washington,  fueron  detenidos  nuevamente  en  el Rancho  Pike  localizado  entre  la  misión  de  Tubac  y  el  poblado  Calabazas.    Las  cajas  con  el  avión desarmado  fue  confiscado  y  consignado  a  un  bodegón  bajo  vigilancia  de  un  asistente  de  sheriff llamado  Reuben  Hawkins  y  a  quien  lo  identificaban  bien,  pues  tenía  una  “pata  de  palo”.     Precisamente  los  mismos  días  en  que  se  iniciaba  la  Batalla  de  Santa  Rosa  y  que  Obregón  fue ascendido  a  General  Brigadier  el  día  13  de  Mayo,  Bauche  Alcalde  fue  informado  del  incidente por  lo  que  ante  la  autorización  del  ahora  General  Obregon,  reunió  a  un  grupo  de  soldados revolucionarios  armados  y  durante  la  noche  cruzó  la  frontera  hacia  Arizona  para  rescatar  el  avión lo  cual  lo  hicieron  con  éxito.    Recogieron  las  cajas  y  se  trasladaron  en  carretas  de  mulas  junto con  Masson  y  Dean  con  dirección  a  Naco,  con  la  idea  de  confundir  a  las  autoridades  quienes suponían  que  el  contingente  cruzaría  por  Nogales.    Hawkins  se  vino  junto  con  el  cargamento  y  le fue  ofrecido  un  grado  de  Mayor  del  Ejército  a  su  llegada  a  Hermosillo. Las  cajas  con  el  biplano  desarmado  cruzaron  por  Naco  el  15  de  Mayo  y  el  aparato  fue ensamblado  ahí  mismo  por  Masson  y  Dean  sin  problema  pues    como  trabajadores  del  taller  del fabricante  Glenn  Martin,  conocían  perfectamente  su  proceso  de  construcción.    El  aparato  fue bautizado  como  el  “Sonora”. Ese  mismo  día  se  efectuó  el  primer  vuelo  de  prueba  y  al  día  siguiente,  un  viernes  16  de  mayo  por la  mañana  el  Martin  Pusher  despegó  de  Naco,  Sonora  rumbo  a  Nogales,  Sonora  para  iniciar  su viaje  a  Hermosillo.  Después  de  la  primera  escala  técnica  en  la  ciudad  fronteriza,  continuo  su recorrido  volando  siguiendo  las  vías  del  ferrocarril  sobre  Encinas,  Agua  Zarca,  Cibuta,  Casita, Quijano,  Cumeral,  Cerro  Blanco  con  rumbo  hacia  Imuris  donde  –se  sabe-  hizo  otra  escala  para continuar  sobrevolando  por  Estación  Pierson,  San  Ignacio,  Magdalena,  Lorenzo,  Santa  Ana, Gutiérrez,  Llano,  Noria,  Puerto,  Querobabi,  Camou  y  Poza  para  aterrizar  en  Carbo  donde  realizó otra  escala  técnica.

El  Martin  continuó  volando  sobre  las  vías  por  Selva,  Pesqueira,  Zamora,  El  Alamito,  Gándara, Unión  hasta  llegar  a  Hermosillo  donde  finalmente  aterrizo  alrededor  de  las  5  de  la  tarde.     Al  telegrafiarle  al  Coronel  Obregón  sobre  los  buenos  resultados  de  estos  acontecimientos, Obregón  contesto  al  Coronel  Juan  Cabral  “Felicítole  calurosamente  por  la  feliz  introducción  del pájaro”. Al  día  siguiente  sábado  16,  el  Biplano  “Sonora”  hizo  un  vuelo  de  exhibición  sobre  la  ciudad  de Hermosillo  y  sus  alrededores  causando  mucha  algarabía  entre  los  habitantes  de  esta  ciudad.  Al aterrizar  en  los  terrenos  junto  a  la  estación  de  ferrocarril    ante  un  tumulto  de  los  pobladores asombrados,  éstos  hicieron  que  las  maniobras  se  hicieran  difíciles  y  ocasionaron  que  el  avión chocara  con  una  carreta  tipo  buggy,  sufriendo  algunos  daños  en  su  estructura. El  día  23  el  avión  quedo  listo  e  hizo  vuelos  de  prueba  y  exhibición  sobre  Hermosillo;  esta  vez, con  todo  el  apoyo  de  las  autoridades  capitalinas  para  mantener  la  pista  libre  y  controlando  a  la curiosa  multitud  que  seguía  asombrada  con  el  aparato. El  domingo  25  el  biplano  voló  hacia  el  sur  para  iniciar  su  campaña  militar,  siguiendo  la  ruta  Rio Sonora,  Williard,  Vega,  Torres,  Lujan,  Escalante,  Moreno,  Tapia,  Ortiz,  Anita  y  Santa  Rosa  para felizmente  aterrizar  en  Maytorena  donde  se  colocaron  4  sabanas  blancas,  una  en  cada  esquina  de la  improvisada  pista.

La  “Fuerza  Aérea”  del  Cuerpo  del  Ejercito  del  Noroeste  contaba  ya  con  un  aeroplano:  El  Biplano “Sonora” En  los  primeros  días  en  ese  lugar,  Didier  realizó  varios  vuelos  sobre  Guaymas  para  entrenar  al Capitán  Bauche  Alcalde  también  como  piloto.   Esa  misma  semana,  Didier  Masson  y  Tom  Dean  se  dedicaron  a  diseñar  bombas  que  explotaran  al impacto  y  a  fabricar  el  mejor  mecanismo  adaptable  al  avión  para  soltarlas  en  pleno  vuelo  sobre los  barcos  enemigos.    Las  bombas  con  su  diseño  final  se  fabricaron  en  Empalme  en  los  talleres del  ferrocarril  y  fueron  hechas  con  tubería  de  7.6  cm  de  diámetro  y  trozos  de  46  centímetros  de largo.    Se  les  colocó  el  60%  de  dinamita  y  40%  de  piezas  de  metal  dentro  del  tubo.  Se enroscaban  tapas  en  las  orillas  donde  en  uno  de  los  extremos  se  colocó  un  orificio  con  detonador.   Al  biplano  “Sonora”  se  le  adaptó  bajo  los  dos  asientos,  un  mecanismo  para  sostener  de  8  a  10 bombas  con  cables  y  pasadores  que  se  controlaban  a  un  lado  del  asiento  del  copiloto  para  dejar libre  las  bombas  y  detonar  al  impacto.     Se  establece  la  base  aérea  en  Maytorena,  Sonora  donde  se  hace  una  pequeña  pista  de  aterrizaje. De  acuerdo  a  la  negociación  con  Masson,  a  este  piloto  francés,  se  le  adapta  un  carro  pulman como  habitación  y  un  furgón  convencional  como  taller. El  30  de  Mayo  de  1913,  finalmente  se  lleva  a  cabo  el  primer  vuelo  de  combate  con  el  biplano “Sonora”  cargado  de  bombas  sobre  la  Bahía  de  Guaymas  por  el  piloto  Didier  Masson  y  su copiloto  Joaquín  Bauche  Alcalde  volando  a  5,000  pies  de  altura.    El  primer  bombardeo aeronaval  en  la  historia  mundia

Los  aviadores  bombardearon  a  los  cañoneros  “General  Guerrero”  y  “Tampico”  sin  impactarlos pero  causando  gran  expectación  entre  los  marinos  federales  quienes  sorprendidos  ante  la impotencia  técnica  de  que  sus  cañones  no  podían  disparar  hacia  arriba  por  su  ángulo  de  diseño,   disparaban  infructuosamente  sus  rifles  Máuser  y  30-06  hacia  el  “Sonora”.    Los  barcos  tampoco contaban  con  baterías  antiaéreas  ya  que  no  existían  en  ese  tiempo.   Ya  de  regreso  a  su  base  se  hacen  algunos  cambios  para  optimizar  las  “miras”  adaptadas  al  avión y  se  calibran  a  2,500  pies  de  altura;  se  perfecciona  ademas  el  mecanismo  de  control  para  soltar las  bombas.   Por  razones  de  seguridad  durante  los  combates  de  Santa  María  y  para  evitar  que  fuera  dañado,  el “Sonora”  fue  trasladado  a  Estación  Ortiz  donde  quedo  bajo  guardia  por  soldados  durante  su   breve  estancia.    Desde  ahí  continuan  los  vuelos  hacia  la  Bahía  de  Guaymas.   Estos  bombardeos  se  convierten  en  noticia  mundial.  El  New  York  Times  reporta  que  el  21  de junio,  Masson  y  Alcaide  bombardean  a  los  Cañoneros  Guerrero  y  Tampico  hasta  hacerlos  salir de  la  Bahía  de  Guaymas  rumbo  a  mar  adentro.     El  mismo  diario  informa  que  el  28  de  Julio,  el  “Sonora”  lanzo  bombas  al  Cañonero  Tampico explotando  una  de  ellas  a  pocos  metros  de  barco  federal  haciendo  que  algunos  marinos  brincaran hacia  el  agua  y  creándose  un  falso  reporte  de  que  el  Tampico  fue  dañado.    En  esta  ocasión  el piloto  aviador  Francés  y  Alcaide  sobreviven  a  un  intenso  fuego  de  rifles  desde  los  barcos  y pudieron  aterrizar  sin  contratiempos  de  nueva  cuenta  en  Maytorena.     Durante  un  vuelo  efectuado  el  10  de  agosto,  Masson  llevaba  a  Tom  Dean  su  mecánico  como copiloto  en  esta  ocasión  y  en  el  primer  ataque  sobre  el  Guerrero  a  los  2,000  pies  de  altura,  el motor  Curtiss  del  biplano  empezó  a  fallar  por  el  intenso  calor  del  viento  y  se  paró  en  pleno  vuelo y  en  pleno  ataque.     A pesar  de  los  cerros  alrededor  de  Guaymas  que  era  territorio  enemigo,  el  piloto  soltó  al  mar  las bombas  que  quedaban  y  pudo  sostener  y  planear  el  aparato  hasta  lograr  aterrizar  en  un  llano  de Empalme.     Se  reporta  que  una  bomba  quedo  atorada  en  el  mecanismo  que  por  suerte  no  explotó  al  aterrizar. El  problema  del  motor  que  sufrió  el  Sonora  fue  causado  por  una  línea  de  combustible  que  fue reparada  inmediatamente  y  al  día  siguiente  el  Sonora  voló  hacia  Maytorena.   Ese  mismo  día  por  coincidencia  los  barcos  americanos  Pittsburgh  y  Glacier  fueron  autorizados para  evacuar  ciudadanos  americanos  residentes  de  Empalme  y  a  pesar  de  ello,  los  cañones  de  los barcos  federales  atacaban  el  pueblo  espantando  a  los  pobladores.     Dedier  Masson  decidió  dejar  su  trabajo  en  el  Ejército  Constitucionalista  para  regresar  a  Estados Unidos  y  lo  hizo  después  de  junto  con  su  mecánico  Dean  arreglaron  y  detallaron  el  aeroplano dejándolo  en  perfectas  condiciones  de  vuelo.

El  19  de  agosto  de  1913,  el  capitán  Gustavo  Salinas  Carmiña,  piloto  aviador  egresado  de Moisant  Aviation  School  de  Nueva  York  y  sobrino  de  don  Venustiano  Carranza  se  presentó  ante el  General  Obregón  e  inmediatamente  fue  incorporado  a  la  División  del  Noroeste  entregándole  la responsabilidad  de  la  operación  del  Biplano  Sonora  y  quedando  como  su  ayudante  el  mecánico naval  Teodoro  Madariaga  quien  fuera  ingeniero  mecánico  del  Cañonero  Tampico  y  quien  había desertado  recientemente  de  ese  cargo.       Masson  antes  de  irse  estuvo  entrenando  al  Capitán  Salinas  durante  varios  días  en  vuelos  hacia Hermosillo,  tiempo  suficiente  para  conocer  y  aprender  a  pilotear  el  Martin  Pusher,  que  era distinto  al  Bleirot,  avión  que  Salinas  volaba  anteriormente  en  la  academia. Después  de  estos  hechos  de  Guaymas,  sucedieron  muchos  eventos  como  el  encuentro  en  San Blas,  Sinaloa  de  Obregón  con  Carranza  quien  había  cruzado  la  Sierra  Madre  y  su  presencia  el  16 de  septiembre  en  El  Fuerte  para  regresarse  a  Hermosillo  recibiendo  todo  tipo  de  manifestaciones de  simpatía  desde  Navojoa  hasta  Hermosillo.     Ahí  don  Venustiano  fue  objeto  de  una  gran  celebración  el  día  20  y  en  ese  evento  Carranza  dijo “Desde  esta  noche,  queda  nombrado  Jefe  del  Cuerpo  del  Ejercito  del  Noroeste  uno  de  los  hijos de  Sonora,  el  General  Álvaro  Obregón. En  otro  tema,  el  periódico  Casa  Grande  Times  del  27  de  Septiembre  resalta  que  Reuben  Hawkins fue  arrestado  en  Nogales,  Sonora  y  el  Cónsul  americano  le  hicieron  cargos  y  pretendieron extraditarlo  a  Estados  Unidos.    Los  oficiales  del  estado  de  Arizona  nunca  perdonaron  que  haya dejado  libre  al  biplano  cuando  estaba  confiscado  bajo  su  custodia  cerca  de  Tubac. Sigue  el  movimiento  revolucionario  y  se  presenta  la  batalla  de  Los  Mochis  el  11  de  octubre continuando  hacia  el  sur  con  grandes  problemas  para  llegar  a  Navolato  por  la  gran  cantidad  de puentes  quemados  sobre  los  distintos  ríos  de  Sinaloa.     Finalmente  llegaron  el  día  5  de  Noviembre Aquí  es  donde  Obregón  visita  el  Ingenio  de  Navolato  y  busca  con  toda  suerte  el  torno  pesado donde  doce  años  atrás  Obregón  trabajó  como  mecánico  tornero  de  dicha  planta  procesadora  de azúcar.    Ahí  se  toma  esa  famosa  fotografía  de  Abitia  orgullosamente  uniformado  junto  a  su torno.     Inician  la  difícil  batalla  para  tomar  Culiacán  y  entre  tantas  cosas,  Obregón  es  herido  levemente de  bala  que  pasa  por  su  pierna  sin  dañar  huesos  o  músculos  por  lo  que  tuvo  una  rápida recuperación.     Ahí  se  le  informa  que  el  Cañonero  Morelos  se  acercaba  al  Puerto  de  Altata  para  desembarcar soldados  y  armamento  de  refuerzo  pero  los  constitucionalistas  tomaron  Altata  bajo  sitio  y  se apoderaron  de  la  vía  del  ferrocarril.     Finalmente  el  día  14  y  después  de  grandes  batallas,  las  fuerzas  constitucionalistas  tomaron Culiacán  forzando  a  los  soldados  huertistas  huir  por  todas  partes.

Después  de  esta  toma,  El  Ejercito  del  Noroeste  regresa  a  Hermosillo  donde  Obregón  gestiona  la adquisición  de  pertrechos  y  armamento  cuya  obtención  se  había  puesto  muy  difícil  por  la  estricta vigilancia  que  ejercían  los  guardias  norteamericanos  sobre  la  línea  internacional  que  impedían  el cruce  de  armamento  a  las  fuerzas  revolucionarias. El  sitio  de  Guaymas  todavía  continuaba  y  a  diario  se  libraban  combates  más  o  menos  sangrientos entre  las  tropas  de    los  dos  frentes  ya  que  era  constante  el  esfuerzo  de  las  fuerzas  del  General Ojeda  por  romper  las  líneas  revolucionarias  para  poder  avanzar  y  tomar  la  Capital  de  Sonora. En  aquellas  fechas  el  Cuerpo  del  Ejercito  del  Noroeste,  que  estaba  ya  muy  bien  organizado,  tenia controlado  todo  el  estado  de  Sonora  a  excepción  de  Guaymas.    De  la  misma  forma  había  control sobre  el  estado  de  Sinaloa  con  excepción  de  Mazatlán  que  estaba  bajo  el  control constitucionalista.     Como  era  necesario  reconstruir  y  reparar  las  vías  y  puentes  del  tramo  desde  el  sur  de  Cruz  de Piedra  hasta  Culiacán  y  no  se  tenía  el  material  ni  el  equipo  necesario  mientras  que  en  el  norte  se tenían  estos  equipos  en  grandes  cantidades,  les  era  imposible  transportarlas  por  tren  desde Nogales  y  Hermosillo  ya  que  los  barcos  federales  tenían  interceptada  la  vía  de  Empalme  además de  ser  el  punto  donde  se  une  la  vía  del  tren  del  norte  y  la  que  va  hacia  el  sur.     Para  solucionar  estas  complicaciones,  se  eligió  a  Estación  Maytorena  como  punto  terminal  de  la vía  que  corre  de  Nogales  al  sur  para  conectarse  con  Estación  Cruz  de  Piedra  a  14  kilómetros  que era  el  punto  desde  donde  se  iniciaba  el  dominio  del  sur.     Para  esto  se  construyeron  secciones  de  vía  de  500  metros  de  longitud,  espacio  suficiente  para  que dos  locomotoras,  tanques  de  agua,  armamento  y  el  material  rodante  avanzaran  lentamente mientras  se  levantaban  y  se  armaban  sucesivamente  todas  las  vías  y  durmientes  desde  atrás  hacia el  frente  hasta  llegar  a  su  destino  en  15  días.     Así  se  logró  cruzar  el  tren  pesado  con  los  equipos  y  materiales  necesarios  hacia  el  sur  para  cruzar armamento,  municiones  y  para  poder  reparar  la  infraestructura  ferroviaria  evitando  el  paso  por Empalme.

 

 La  noche  de  navidad  de  1913,  Álvaro  Obregón  le  obsequio  a  su  novia  María,  un  regalo  muy especial  para  él;  un  álbum  fotográfico  de  sus  batallas  con  una  dedicación  en  manuscrito  que  dice: “María,  Al  obsequiarle  este  álbum,  donde  encontrara  condensada  la  parte  de  mi  vida  en  que  he podido  servir  a  mi  Patria  lo  hago  asegurándosele  que  si  ha  tenido  la  campaña  algunas  horas negras  para  mi,  las  considero  sobradamente  compensadas  con  la  satisfacción  que  me  causa poderle  dedicar  este  recuerdo.    Hermosillo,  Dic.  24,  1913.  General  Álvaro  Obregón.”     La  primera  página  del  álbum  contiene  una  fotografía  del  Biplano  Sonora  despegando  en Maytorena  y  con  su  propia  letra  le  dice  “El  Sonora  sobre  las  costas  de  Guaymas”.      Este testimonio  familiar  comprueba  la  importancia  que  el  General  Obregón  le  daba  a  su  adquisición  y el  motivo  de  orgullo  de  presumírselo  a  su  amada.

Todos  sabemos  que  la  flota  naval  huertista  era  muy  poderosa  y  bien  equipada.  Con  estos poderosos  cañoneros,  el  gobierno  federal  tenía  controlados  los  puertos  de  Guaymas  y  Mazatlán.   El  marino  veracruzano  Hilario  Rodríguez  Malpica  de  24  años  de  edad,  segundo  comandante  del Cañonero  Tampico  que  participó  muy  activamente  en  enfrentamientos  contra  los  revolucionarios incluyendo  ataques  del  Biplano  Sonora  en  la  bahía  de  Guaymas,  se  reveló  y  amotinó  el  24  de febrero  en  contra  del  gobierno  Huertista  y  apoyado  por  todos  sus  marinos  obligó  al  capitán  del barco  entregarle  el  mando.    Una  vez  establecido  como  parte  del  ejército  constitucionalista  dirigió su  barco  hacia  Topolobampo  poniéndose  el  1  de  marzo  a  la  espera  de  las  órdenes  del  General Obregón.     Los  barcos  federales  Morelos,  Guerrero  y  otros  3  recibieron  órdenes  de  bloquear  la  salida  del Tampico  desde  su  refugio  aunque  este  hizo  varias  salidas  de  observación  y  reconocimiento  entre los  cerros  de  la  Bahía  de  topolobampo  inclusive  intercambiaron  disparos  entre  ellos.   El  31  de  marzo,  Rodríguez  Malpica  se  enteró  que  el  Morelos  había  salido  hacia  Mazatlán  por  lo que  se  atrevió  a  salir  al  mar  adentro  para  encontrarse  con  el  cañonero  Guerrero  cuya  superioridad bélica  era  mucho  mayor  que  la  del  Tampico.    Entablaron  un  severo  ataque  resultando  con  daños muy  serios  en  el  área  de  flotación  del  Tampico.    El  Capitán  no  quiso  arriesgar  la  vida  de  sus marinos  hundiéndose  en  lo  profundo  por  lo  que  inicio  su  retirada  hacia  la  costa  utilizando solamente  su  cañon  de  popa  como  protección  quedando  encallado  en  Punta  de  Copas.     El  1  de  abril,  Malpica  comunicó  a  Obregón  la  situación  en  que  se  encontraba  el  barco  después del  ataque  con  el  Guerrero  y  Obregón  le  ordenó  que  no  abandonaran  el  barco  mientras procuraban  enviarles  ayuda  y  ver  la  manera  de  salvarlo. Todo  esto  pasaba  mientras  se  hacia  un  reclutamiento  en  Navojoa  y  otros  pueblos  circunvecinos. Esta  acción  tuvo  tanto  éxito  que  organizaron  a  mas  de  4,000  hombres  listos  para  combatir.   Obregón  ordenó  el  13  de  abril  la  salida  del  contingente  militar  por  ferrocarril  hacia  Culiacán  con fuerte  artillería  pesada  y  ametralladoras.     La  columna  llevaba  también  para  los  servicios  de  campaña  el  biplano  “Sonora”  que  era  tripulado por  Gustavo  Salinas  y  su  ayudante  Teodoro  Madariaga.

Al  llegar  a  San  Blas,  Obregón  tomo  el ferrocarril  Kansas  City  hacia  Topolobampo  con  el  objeto  de  visitar  al  Cañonero  Tampico  y  darse cuenta  de  la  situación  del  barco  y  sus  tripulantes  que  constantemente  eran  amagados  por  los cañoneros  enemigos  Morelos  y  Guerrero  quienes  intentaban  capturar  a  la  tripulación. Al  día  siguiente  muy  temprano,  Obregón  y  su  estado  mayor  se  embarcaron  en  una  lancha  rápida de  gasolina  y  se  dirigieron  hasta  el  Tampico  que  estaba  muy  dañando  a  una  distancia  de  12 kilómetros  del  muelle.     Ese  mismo  día,  Obregón  había  dado  órdenes  al  Capitán  Salinas  de  volar  el  aeroplano  sobre  la Bahia  de  Topolobampo  y  arrojar  algunas  bombas  sobre  el  Guerrero  cuando  el  grupo  estuviera  a bordo  del  Tampico

A las  10  de  la  mañana  abordaron  el  barco  encontrándolo  en  muy  malas  condiciones  y  totalmente lleno  de  agua  pero  quedando  utilizable  su  cañon  de  popa  solamente.    El  Capitán  del  Tampico hizó  la  bandera  mexicana  indicando  la  presencia  del  General  en  Jefe  a  bordo.    Al  instante,  al darse  cuenta,  el  capitán  del  “Guerrero”  juzgó  muy  oportuno  atacar  el  barco  y  aprehender  a  los jefes  y  oficiales  constitucionalistas  levantando  ancla  y  dirigiéndose  hacia  el  Tampico.     Lo  primero  que  se  le  vino  a  la  mente  a    Obregón  y  sus  acompañantes,  era  abandonar  el  barco  en la  misma  lancha  para  ponerse  a  salvo  pero  recordó  el  telegrama  que  desde  Navojoa  había enviado  ordenando  al  Capitán  no  abandonar  el  barco,  por  lo  que  decidió  quedarse  junto  con  la tripulación  que  llevaba  mes  y  medio  tratando  de  salvar  al  cañonero  acatando  órdenes  de Obregón.    Un  ataque  se  veía  venir  y  no  se  podía  hacer  mucho  por  lo  inmóvil  del  barco  aunque solo  tenían  un  cañon  disponible.     El  Capitán  Rodríguez  Malpica  ordenó  abrir  fuego  sobre  el  Guerrero  que  venía  hacia  ellos.   Habiendo  disparado  solo  cinco  veces,  en  esos  momentos  apareció  en  el  cielo  el  Capitán  Gustavo Salinas  y  Madariaga  en  el  “Sonora”  a  una  altura  aproximada  de  3,000  pies  siguiendo  en dirección  a  los  barcos  enemigos    en  medio  de  una  fuerte  brisa  y  viento.     Inmediatamente  Obregón  ordenó  a  la  tripulación  de  su  lancha  rápida  salir  rumbo  a  “la  barra” para  seguir  y  proteger  a  los  aviadores  en  caso  de  que  fueran  impactados  por  balas  y  cayeran  al mar;  mientras  tanto  desde  el  Tampico  observaban  las  columnas  de  agua  que  se  levantaban  cerca de  los  barcos  federales  por  las  explosiones  de  las  bombas  que  arrojaba  el  Biplano  revolucionario.     Se  observó  también  como  estos  grandes  barcos  levantaban  anclas  para  retirarse  hacia  altamar para  esquivar  las  bombas.    El  Biplano  Sonora  logró  regresar  a  salvo  y  aterrizó  en  la  playa. Aunque  no  pudo  lograr  hacer  blanco  en  ningún  barco,  logró  ahuyentar  a  los  barcos  enemigos. Obregón  y  su  grupo  regresaron  al  muelle  en  la  tarde,  satisfechos  de  haber  librado  esa  batalla  sin tener  que  haber  huido. Álvaro  Obregón  escribió  en  sus  “Ocho  Mil  Kilómetros  en  Campana”  lo  siguiente:    “He  querido hacer  hincapié  en  el  vuelo  efectuado  en  aquella  ocasión  por  Salinas  y  Madariaga,  por considerarlo  el  más  atrevido  de  cuantos  se  practicaron  durante  la  campana  por  estos  aviadores, pues  la  distancia  que  tuvieron  que  recorrer  con  un  tiempo  poco  favorable,  fue  de  más  de 18kilometros  mar  adentro  y  en  circunstancias  en  que  soplaba  una  brisa  de  3,000  pies  para ponerse  a  salvo  del  fuego  de  la  fusilería  de  a  bordo  del  cañonero  enemigo.    Estos  datos demuestran  la  intrepidez  de  nuestros  aviadores”.     Rodríguez  Malpica  insistía  en  reparar  el  barco  por  lo  que  Obregón  le  envió  maquinaria  de  la Hacienda  “Los  Mochis”  y  de  Estación  San  Blas  y  autorizó  la  contratación  de  algunos  buzos  para emprender  el  salvamento  del  Tampico. El  esfuerzo  de  Malpica  y  de  la  heroica  tripulación  consiguió  poner  a  flote  al  cañonero  que  sin embargo  estaba  destinado  a  un  trágico  fin:  El  Cañonero  “Guerrero”  lo  hundió  en  las  cercanías  de Altata  cuando  trataba  de  volver  a  la  Bahía  de  Topolobampo  el  16  de  junio  de  1914.

Esto  fue  un  evento  muy  dramático,  ya  que  mientras  que  el  Guerrero  y  el  Tampico  se  batían  a cañonazos  con  grandes  daños  en  ambos  barcos,  los  marinos  entraban  en  pánico  y  solo  pensaban en  salvarse  la  vida  y  todo  empeoró  cuando  una  granada  enemiga  estalló  cajas  de  alcohol almacenadas  en  las  bodegas.     El  comandante  Malpica  ordenó  que  se  abrieran  las  válvulas  de  inundación  para  que  el  buque  se fuera  a  pique  antes  de  que  cayera  en  manos  del  enemigo.    Los  marinos,  algunos  gravemente heridos  descendieron  en  botes  de  remo  para  escapar  pero  el  Guerrero  se  les  acercó  para  cortarles la  retirada.     Rodríguez  Malpica,  ensangrentado  y  herido  en  la  pierna  dio  las  siguientes  instrucciones:   1.  No refugiarse  en  barcos  americanos   2.  Deberán  preferir  caer  prisioneros  o  morir     Entonces  para  darles  ejemplo,  el  valiente  comandante  sacó  su  pistola  e  introduciéndosela  en  su boca  se  disparo  un  tiro.    Los  soldados  y  marineros  que  fueron  hechos  prisioneros  por  el  Guerrero,   recataron  su  cuerpo  y  el  Comandante  Rodriguez  Malpica  fue  cubierto  con  una  bandera  mexicana en  la  popa  del  barco  federal,  mientras  que  el  Cañonero  Tampico  desaparecía  lentamente  en  el mar. Doy  a  conocer  una  curiosa  anécdota  con  la  carta  fechada  junio  23,  1914  que  recibió  el  General Obregón  de  el  marino  Rombeau,  un  canadiense  francés  que  trabajó  en  el  Tampico.    Este marinero  era  el  “operador  inalámbrico”  del  barco  y  en  su  carta  solicitaba  el  sueldo  del  mes  de abril,  ya  que  desertó  por  motivos  de  salud  y  regresó  a  Kingston,  Ontario  para  hospitalizarse.    Es interesante  conocer  que  aquí  habia  otro  extranjero  dentro  del  ejército  Constitucionalista  y  que existían  en  esos  años    sistemas  modernos  de  comunicación  “inalámbrica”. Antes  de  continuar  la  marcha  constitucionalista  hacia  Culiacán  y  posteriormente  Mazatlán,  el Primer  Jefe  Carranza  recibió  el  siguiente  telegrama  de  Obregón:     Topolobampo,  abril  4,  1914.  Hónrame  comunicar  a  usted  que  me  he  sentido  orgulloso  al presenciar  hoy  el  vuelo  llevado  a  cabo  por  el  intrépido  Capitán  Gustavo  Salinas,  acompañado del  primer  maquinista  del  Tampico,  señor  Madariaga,  quienes  permanecieron  más  de  hora  y media  a  cuatro  mil  pies  de  altitud  lanzando  bombas  sobre  el  “Guerrero”.    Espero  que obtendremos  magnifico  éxito  contando  con  oficiales  que  saben  despreciar  la  vida  cuando  se trata  de  la  Patria.    Felicito  a  usted  por  tener  a  su  lado  a  esta  clase  de  hombres.   Respetuosamente.    General  en  Jefe  Álvaro  Obregón.

El  convoy  ferroviario  continúo  con  destino  final  a  Mazatlán  y  llegan  al  poblado  de  Casa  Blanca el  día  4  de  Mayo.  De  inmediato  el  “Sonora”  efectuó  varios  vuelos  de  reconocimiento  para conocer  el  terreno  y  localizar  algunos  de  los  fortines  enemigos.     Al  conocerse  la  noticia  de  que  el  cañonero  Morelos  se  encontraba  varado  muy  cerca  de  la  Isla  de Piedra,  Obregón  y  un  grupo  de  militares  se  subieron  a  una  canoa  para  llegar  a  la  Isla  y confirmaron  personalmente  las  condiciones  en  que  se  encontraba  el  Morelos.

Esa  misma  noche  ordenó  que  se  embarcaran  200  soldados  y  un  cañon  el  cual  emplazaron  detrás de  enormes  rocas  y  palmeras  y  en  la  madrugada  del  5  iniciaron  con  el  ataque  al  barco  cuya tripulación  se  levantó  espantada  para  conocer  lo  que  ocurría.   El  otro  cañonero  Guerrero  por  otro  lado,  estaba  cerca  del  barco  dañado  y  empezó  a  atacar  a  los soldados  de  la  Isla  durante  todo  el  día.    Los  revolucionarios  lograron  hacer  boquetes  al  Morelos debajo  de  su  línea  de  flotación  y  esa  noche  Obregón  tomó  la  decisión  de  volar  al  barco.     Envió  a  cuatro  de  sus  más  arriesgados  jóvenes  en  una  canoa  con  poderosas  cargas  de  dinamita durante  la  media  noche  y  al  prender  la  mecha  cuando  llegaron  a  un  lugar  seguro,  se  hizo  una terrible  explosión  que  inutilizó  al  Cañonero  Morelos  para  siempre. Me  permito  presentar  fragmentos  de  una  carta  de  nuestro  archivo  familiar  fechada  en  la  Isla  de Piedra  el  Mayo  11  de  1914  dirigida  a  la  Srita.  María  C.  Tapia  en  Hermosillo  novia  del  General Obregon: “Cuanto  me  he  acordado  de  ti  reina  mía,  y  más  aun  en  estas  noches  de  luna  y  en  la  orilla  del mar  que  tanto  te  gusta,  anoche  y  cuando  el  “Morelos”  era  devorado  por  el  fuego,  después  de que  fue  explotada  la  dinamita,  la  luna  apareció  hermosísima,  frente  de  la  Bahía  había  fondeados 7  buques  de  guerra  americanos  que  se  veían  perfectamente  iluminados.   Cuando  el  fuego  del  Morelos  se  comunico  a  las  bodegas  del  carbón,  se  levanto  una  negra columna  de  humo  dando  un  aspecto  indescriptible  a  nuestra  orbe,  nosotros  presenciamos  esto desde  la  isla  a  una  distancia  de  400  metros,  en  la  fotografía  esta  marcado  con  unas  cruces  el sitio  donde  estábamos  colocados.     Parece  que  has  perdido  un  poco  el  temor  que  siempre  has  tenido  de  que  me  vuele  pues  me  dices que  estas  orgullosa  de  mi,  ojala  mi  querida  que  siempre  pueda  proporcionarte  la  satisfacción  de verme  fiel  a  mi  deber,  así  te  lo  ofrecí  desde  que  nos  separamos  en  marzo  de  1913  y  lo  sabré cumplir  desde  quien  el  destino  me  lanzo  a  la  lucha  sin  más  apoyo  que  mi  orfandad,  mi  divisa  es el  deber  y  a  ti  he  jurado  ser  siempre  digno  de  ti.     Di  a  Sarita  que  me  acuerdo  mucho  de  ella  y  más  cuando  se  llega  la  noche  y  no  tenemos  que cenar.”    Esto  fue  un  fragmento  de  la  carta  de  novios. Casi  al  mismo  tiempo  y  mientras  ardía  el  barco  después  de  la  explosión  desde  la  Isla  de  Piedra, el  General  Obregón  escribe  un  manuscrito  en  su  libreta  dirigido  al  Publico  de  Mazatlán:   Próximamente  atacaremos  Mazatlán.    El  aeroplano  arrojará  bombas  todo  el  día  sobre  los fortines  y  como  juzgo  esto  peligroso  para  los  no  combatientes,  aconsejo  se  retiren  de  ellos  lo más  posible.    El  Gral.  en  Jefe  Álvaro  Obregón. Y  efectivamente  asi  fué,  el  Capitán  Gustavo  Salinas  y  su  copiloto  Maradiaga  utilizaron  el Biplano  Sonora  para  atacar  algunos  fortines  federales  como  el  Fuerte  Rosales  dejando  un  muerto y  la  Loma  Atravesada  causando  68  bajas  al  enemigo.

El  7  de  Mayo  y  durante  un  vuelo  sobre  el  centro  del  puerto,  se  le  desprendió  accidentalmente  al “Sonora”  una  de  sus  bombas  causando  una  explosión  y  ocasionando  daños  al  Consulado  de Francia  y  otras  instalaciones  y  matando  a  4  civiles.  Hoy  en  día  existe  una  placa  conmemorativa del  citado  bombardeo.   El  diario  militar  Army  &  News  del  15  de  Mayo  informa  que  según  reportes  del  Almirante Howard,  dos  bombas  fueron  lanzadas  desde  un  aeroplano  rebelde  hacia  el  Cañonero  Guerrero  sin dar  a  conocer  los  resultados.    Sabemos  que  no  hicieron  blanco.    Obregón  escribe  en  su  libro 8,000  kilómetros  en  Campana  lo  siguiente:   “Débase  consignar  que  durante  las  primeras  operaciones  efectuadas  para  poner  sitio  a Mazatlán,  nuestros  aviadores,  capitán  Salinas  y  ayudante  Teodoro  Madariaga,  efectuaron algunos  vuelos  en  el  biplano  Sonora,  lanzando  bombas  sobre  las  posiciones  que  ocupaban  los federales;  pero  esos  vuelos  hubieron  de  suspenderse,  debido  a  que  en  uno  de  ellos  el  motor  del biplano  sufrió  una  descompostura,  y  éste  descendió  sin  gobierno  hasta  estrellarse  en  el  suelo, quedando  inutilizado  el  aparato,  y  los  aviadores  a  punto  de  perder  la  vida  en  este  accidente,  con graves  contusiones,  de  las  que,  por  algún  tiempo,  estuvieron  en  estado  delicado.”     Efectivamente  el  18  de  Mayo  de  1914,  el  “Sonora”  tiene  un  lamentable  accidente  dejando  a Gustavo  Salinas  gravemente  herido  y  el  avión  totalmente  destrozado.   Al  reducirse  el  poderío  naval  de  las  fuerzas  huertistas,  las  fuerzas  sitiadas  por  Obregón  dejaron de  recibir  importante  ayuda.    El  miedo  al  biplano  “Sonora”  obligó  a  los  barcos  a  instalarse  en posiciones  mas  alejadas  de  la  costa.    De  esta  forma,  Obregón  dispuso  de  mayores  tropas  para continuar  su  avance  hacia  la  Ciudad  de  México  dejando  atrás  un  enemigo  no  peligroso  como  lo demuestra  en  la  rendición  de  los  puertos  de  Guaymas  y  de  Mazatlán  mientras  Obregón  tomaba Guadalajara  cuando  avanzaba  para  tomar  la  Ciudad  de  México.   El  piloto  Didier  Masson  después  de  todos  estos  sucesos  vivió  un  tiempo  en  México  para  regresar posteriormente  a  Francia  donde  se  enlistó  en  la  Escudería  LaFayette  y  participó  en  la  Primera Guerra  Mundial  como  piloto  de  combate.    Posteriormente  se  retiró  a  Belice  donde  vivió  varios años  como  gerente  de  un  hotel  para  luego  mudarse  a  Chetumal.    Ahí  fue  agente  de  Pan  American Airlines.    Mucha  información  de  esta  presentación  la  saque  de  cartas  enviadas  por  Masson  en 1935  y  1937  a  Ernst  Jones  quien  escribió  un  libro  sobre  Masson  y  sus  ataques  en  México.    Didier Masson  murió  en  Chetumal  en  1950. La  carrera  militar  de  Gustavo  Adolfo  Salinas  Carmina  no  culmino  aquí.    En  1915  fue  nombrado por  Obregón  jefe  de  artillería  en  la  campana  contra  Pancho  Villa.    Participo  en  la  batalla  del Ébano,  fue  Jefe  del  Departamento  de  Aviación,  impulsó  la  fabricación  de  aviones  y  su  reparación en  los  Talleres  Nacionales  de  Construcciones  Aeronáuticas  y  fue  agregado  militar  en  Francia, Inglaterra  y  Bélgica  entre  otros  puestos  importantes.    Murió  en  1962. Los  restos  del  Biplano  Sonora  fueron  llevados  por  instrucciones  de  Gustavo  Salinas  a  la  base aérea  de  Zapopan  donde  se  utilizaron  algunas  piezas  de  madera,  alambre  y  parte  de  su  estructura para  construir  un  aparato  no  volador  que  era  utilizado  para  entrenar  pilotos  en  el  corretaje  de pistas.  A  este  aparato  se  le  llamo  “La  Guajolota”

 

 

 

 

0 Comment
480 Views
Previous Post Next Post

You Might Also Like.

No Comments

Leave a Reply