All Posts By

Hector Obregon

Anecdotario del Abuelo.

Posted - 17 mayo, 2016
Alvaro Obregon Salido y María Tapia Monteverde

Alvaro Obregon Salido y María Tapia Monteverde

” Para terminar, reiterándoles nuestro reconocimiento, quiero pedirles un aplauso cariñoso para la compañera de mi hogar, que dando un alto ejemplo de abnegación y de virtud, cuando su esposo ha ido al campo de la lucha armada o al campo de la lucha política a sortear los azares que esta clase de actividades nos presentan, ella, ignorando la suerte que habrá de correr, con singular abnegación y atenta a sus deberes, se ha quedado laborando en su hogar, llenando sin reservas la noble y elevada misión de esposa y madre ”

(fragmento del discurso pronunciado para agradecer la asistencia a la fiesta que con motivo de su último onomástico que su esposa le ofreció).

 

 

0 Comment
1210 Views

 

En 1913 Álvaro Obregón reúne 300 hombres entre Yaquis y Mayos, la mayoría con arcos y sus flechas y tan solo seis rifles, sale con una
visión de un mejor país para sus hijos, en ese entonces huérfanos de madre, Humberto y Refugio quedaron con los cuidados de las hermanas mayores de Álvaro, un joven sin ningún conocimiento militar, su única experiencia eran sus labores en diferentes ramos tanto en el sector público como privado.CONTINUE READING about

0 Comment
537 Views

Traíamos ganas de una buena hamburguesa, algo fuera de lo tradicional y llegamos por la Nainari al Dos por Favor y vaya con lo que nos topamos.
Una selección de hamburguesas que no sabes por cual  decidir, si por su especialidad; las Lamburguers (de cordero), las burguers (de res), de la Granja (de pollo), Veggie (de Portobello) y de el Mar (Atún).CONTINUE READING about

6 Comments
686 Views

imageUna tarde conversando íntimamente con el Sr. Carranza, éste le dijo:
“General, voy a tener el gusto de enviarle unos libros que he procurado para Usted. Contienen las campañas de Napoleón, las de Federico el Grande, las de Moltke y las de César. Me doy cuenta de la pesada y peligrosa responsabilidad que ha caído sobre usted. La patria pone sus esperanzas en su valor y en su capacidad militar.

Puede ser que en la lectura de esos libros que le envío, encuentre Usted antecedentes y enseñanzas que lo ayuden en los momentos difíciles con que, seguramente, va a tropezar”.
El General Obregón, respetuoso y jovial, contestó: “Señor le agradezco mucho el precioso regalo que me hace, y, oportunamente si conservo la vida, leeré esas obras evidentemente ilustrativas.
pero perdóneme la franqueza: ese momento oportuno será cuando haya pasado mi campaña contra Villa. No sea que mareado con tanta grandeza de Napoleón, de César, de Federico el Grande y de Moltke, quiera parecerme a esos grandes Capitanes. Eso sería para mi, un peligro. Además las condiciones de México son tan peculiares, que tengo temor de dejarme influenciar por métodos y hechos que no sean factibles en nuestro medio. Yo he hecho la guerra según mi modesto entender, y le ruego me permita seguirla haciendo en la única forma que creo obtener éxito.

0 Comment
356 Views