En 1913 Álvaro Obregón reúne 300 hombres entre Yaquis y Mayos, la mayoría con arcos y sus flechas y tan solo seis rifles, sale con una
visión de un mejor país para sus hijos, en ese entonces huérfanos de madre, Humberto y Refugio quedaron con los cuidados de las hermanas mayores de Álvaro, un joven sin ningún conocimiento militar, su única experiencia eran sus labores en diferentes ramos tanto en el sector público como privado.

image

Un grupo de ciudadanos que salieron de Huatabampo, tomaron las armas para constituir el Cuarto Batallón Irregular de Sonora, del que tuvo el honor de ser jefe nato. Llegan a su primer destino: Hermosillo.
Acampaban el grupo estando en la Capital de Sonora, image
haciendo prácticas con el arma y en movimientos militares, porque ninguno de ellos entendía el complicado arte de la guerra, cuando un día se presentó una comisión que encabezaba el Presidente de un Banco y otros hombres de negocios, es decir, la representación de los intereses materiales del estado de Sonora. hizo uso de la palabra el banquero y le dijo: ” Señor Obregón: venimos a informarle que acabamos de hablar con el Señor Gobernador Maytorena, y hemos imageconseguido que usted se quede con su Batallón de guarnición en la Capital de nuestro Estado, porque para nosotros, los hombres de dinero y los hombres de negocios, usted y su batallón constituyen la mejor garantía de nuestros intereses y de nuestras familias. Usted señor Obregón, no tiene necesidad de ir a sortear los peligros de una campaña azarosa hasta el Estado de Chihuahua, donde las fuerzas de línea han sido ya vencidas por las fuerzas de Orozco.

” Usted Señor Obregón es un hombre que tiene recursos bastantes para vivir con comodidad, y no debe sortear esas vicisitudes, donde no sabemos que suerte cabrá”.

Cuando terminó su exposición aquel banquero, sacó de su bolsillo una tarjeta postal donde traía el retrato de sus dos pequeños hijos, y le dijo: ” Hágame usted el favor de ver esta fotografía. El que ha abandonado a sus hijos, el que ha abandonado negocios propios, puede resignarse a convertirse en un inspector de policía para cuidar de los negocios y de los hijos ajenos? No señores; nosotros venimos a proteger intereses materiales, porque si tal quisiéramos, allá están los de nosotros, que acabamos de abandonar “image

Ese era Lo que representaba, un hombre preocupado y comprometido con todos pero sobre todo su familia, una muestra que les quiero compartir son las letras que mi Abuelo le deja mi tío Humberto siendo solo un niño:

SR. HUMBERTO OBREGON.
Huatabampo, Sonora.

Mi querido hijo:
Cuando recibas esta carta, habré marchado con mi batallón para la frontera del Norte, a la voz de la patria que en estos momentos siente desgarradas sus entrañas, y no puede haber un solo buen mexicano que no acuda.

Yo lamento sólo que tu cortísima edad no te permita acompañarme. Si me cabe la gloria de morir en esta causa, bendice tu orfandad, y con orgullo podrás llamarte hijo de un patriota.

Sé siempre esclavo del deber: tu patria, tu hermana y esas tres mujeres que les han servido de madres, deberán formar un conjunto sagrado para ti, y a él consagrarás tu existencia.

Da un abrazo a María, a Cenobia y a Rosa, y tú, con mi querida Cuquita, reciban el corazón de su padre.

Alvaro Obregón.

0 Comment
681 Views
Previous Post Next Post

You Might Also Like.

No Comments

Leave a Reply